En el lugar del herido

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

En el lugar del herido

Mensaje  Magui el Dom Abr 04, 2010 10:07 am

Excelente reflexión acerca del perdón. Relación entre perdón, olvido y justicia.
Hace unos días en "Charlas" se había abierto ese tema.... se puede perdonar?



Oxígeno / Diálogos del alma
En el lugar del herido
Por Sergio Sinay
Domingo 4 de abril de 2010




Señor Sinay:

Hay situaciones en las que el perdón se confunde con justicia. Es decir, ante hechos aberrantes cometidos por personas, como el abuso sexual, hay quienes aducen que hay que perdonar y olvidar lo que pasó. Otros, como yo, aspiramos a la justicia por esos hechos. Por eso, nos dicen que no tenemos capacidad de perdonar. ¿Se puede hacer justicia y perdonar a la vez? ¿O si se perdona no se puede hacer justicia?

Hugo Quintana (33 años)


Las relaciones entre olvido y perdón son sensibles y complejas. ¿Es el mismo el perdón que se pide y el que se da? ¿Es justo que quien ha sido ofendido, lastimado o humillado no vea reparado su dolor y que quien ofendió, humilló o lastimó no cumpla con esa reparación? ¿Es siempre posible reparar?
Hay heridas de tal profundidad que el dañado sólo puede perdonar si logra convencerse de que no existieron. Es decir, si consigue negar parte de su propia historia y condición. El simple hecho de pedir perdón no es suficiente si no hay acciones reparadoras. Pero un acto no es reparador según el juicio del ofensor, sino según el sentimiento del ofendido. Por otra parte, olvido y perdón no son sinónimos. Y si se confunde olvido con pérdida de la memoria no habrá reparación. Como suele repetir la psicoterapeuta y escritora Elisabeth Lukas ( Una vida fascinante, Psicoterapia en dignidad ), quien perdona y olvida, olvida lo que perdona. En este caso, no hay procesos de transformación ni aprendizajes.

Muchas veces, la invocación al perdón opera en favor de los ofensores. Esto es riesgoso, ya que en las interacciones humanas abundan las heridas provocadas por falta de respeto, manipulación, avasallamiento, egoísmo, perversión, corrupción, especulación. Son muchas y constantes, tantas como para que los ofensores constituyan una masa crítica considerable, inclinada a presionar en favor de las "bondades" del perdón.
Pero el perdón no es una abstracción. Cuando se pregona indiscriminadamente -"hay que perdonar"-, se le quita contenido a ese valor.
Perdonar se convierte así en un hecho mecánico y automático. Si no se acata la consigna, el lastimado corre riesgo de ser considerado ahora como el nuevo ofensor, y el ofensor pasa a ser el ofendido. Con esto sólo se consigue agregarle resentimiento y confusión al dolor.

Por todas estas cuestiones conviene, desde mi punto de vista, ponderar el otro factor que convoca nuestro amigo Hugo: la justicia. El perdón, en muchos casos flagrantes y dolorosos, no reemplaza a la justicia, no puede hacerlo. La presencia de la justicia, en cambio, no hará de por sí que el ofendido olvide lo inolvidable, pero puede contribuir a que donde está la herida empiece a formarse una cicatriz y advenga algo de calma. Hacer justicia y perdonar no son acciones vinculantes. Hacer justicia ayuda a crear una sociedad confiable, en la que los hechos aberrantes no estarán ausentes, pero habrá sanción y reparación. Esto vale también para el orden íntimo y privado.

El perdón no surge por decreto ni por mandato. Nace de profundos movimientos que se dan en un lugar tan sagrado, inviolable y misterioso como es el fondo del corazón humano.
Quien perdona por obligación, por temor a no ser querido o a ser excluido o criticado, quien perdona por conveniencia o por miedo, quien perdona porque "debe" hacerlo, no perdona. Cambia el nombre y la dirección de su dolor, quizá lo convierta en resentimiento, acaso lo dirija a lugares o personas indebidas o hacia sí mismo, enfermándose psíquica, física, emocional o espiritualmente.

A todo esto, es curioso que en las discusiones acerca de olvido y perdón se ponga más el acento en el ofendido que en el ofensor. Es éste quien debe una reparación. A veces esta es imposible, pero eso no quita la obligación moral de intentarla. Es el ofensor quien debe reconocer (si es posible, ante el lastimado) su acción y las consecuencias de esta. Es quien debe costear la situación y prometer (promesa que deberá sostener con acciones) que la herida no se repetirá. La respuesta del ofendido dependerá de lo añejo y profundo de su lastimadura y de la justicia y empatía con que haya sido atendida. "El perdón -dice André Comte-Sponville en su Diccionario filosófico - no es la absolución que suprimiría o borraría la culpa, cosa que nadie puede. No es el olvido, que sería infiel e imprudente." Así como esta página se abre con preguntas, resulta imposible, en este tema, cerrarla con certezas. La prioridad es ponerse en el lugar del lastimado. Y hablar desde ahí.

sergiosinay@gmail.com

_________________
"TODO LO NO EXISTENTE ES LO QUE NO HEMOS DESEADO SUFICIENTEMENTE"
avatar
Magui
Funciona a Baterías
Funciona a Baterías

Cantidad de envíos : 5033
Localización : En el horno
País :
Fecha de inscripción : 16/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: En el lugar del herido

Mensaje  Anadry el Dom Abr 04, 2010 9:13 pm

El simple hecho de pedir perdón no es suficiente si no hay acciones reparadoras.

...me quedo con esta frase.
Hablo desde el lugar de "ofendida"..., la gente suele borrar con el codo lo que escribe con la mano.

En algún momento pudo "remendar" algo del daño..., sin embargo en la mínima oportunidad..., vuelve con otro ataque y a veces peor. Eso significa que podrá pedirme perdón, y que uno, para frenar una situación indeseable , le diga que "está todo bien", ...pero en realidad..., ni se ha perdonado ni se mejoró la situación.

Como dije en ese hilo en charlas, creo que uno perdona cuando ya no importa , ...y hay cosas que jamás perderán importancia.

_________________

Cuando soñamos solos, sòlo soñamos. Cuando soñamos entre varios, modificamos la realidad
avatar
Anadry
Maestro Alquimista
Maestro Alquimista

Cantidad de envíos : 4865
Edad : 58
Localización : saliendo del limbo
País :
Fecha de inscripción : 19/07/2008

http://anadryada.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: En el lugar del herido

Mensaje  Magui el Dom Abr 04, 2010 10:13 pm

si, coincido... en cuanto uno perdona cuando ya esa persona deja de interesarte... igual no sé si se perdona o se olvida... y como se olvida parece que se perdona... loquito

a mi me gusta esta frase:

Quien perdona por obligación, por temor a no ser querido o a ser excluido o criticado, quien perdona por conveniencia o por miedo, quien perdona porque "debe" hacerlo, no perdona

esto debe ser una de las cosas mas difíciles de distinguir, pero que bueno que uno puede preguntárselo. Yo algunas veces he perdonado por el "debe" (a un amigo, una pareja, un familiar..) y en realidad no perdonaba, solo trataba de priorizar el vínculo a pesar de que el acto era perjudicial, como si el vínculo supusiera aceptar tácitamente un accionar que no correspondiera...

_________________
"TODO LO NO EXISTENTE ES LO QUE NO HEMOS DESEADO SUFICIENTEMENTE"
avatar
Magui
Funciona a Baterías
Funciona a Baterías

Cantidad de envíos : 5033
Localización : En el horno
País :
Fecha de inscripción : 16/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: En el lugar del herido

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.